VISITA VIRTUAL

ÍNDICE

vestíbulo principal

Desde la transformación de la antigua abadía en penitenciario central en 1803, el vestíbulo principal sigue simbolizando la perennidad de este lugar de reclusión. El espacio se articula alrededor de los alojamientos de la dirección penitenciaria, de las celdas penitenciarias y del edificio administrativo donde trabajaron cada día los miembros del personal penitenciario.

Al franquear el portal de la prisión (« caserne »), los condenados atravesaron este patio, último enlace entre la vida exterior y las celdas. De ahora en adelante, se verían sometidos al reglamento único y estricto de la casa central ya que el gobierno de Vichy les reservaba a los presos políticos unas condiciones más estrictas que a las de los presos de derecho común. 

Autores : comité de redacción - Traducción : Paulina Brault.
Fuentes : Asociación de Amigos de los antiguos detenidos patriotas de la Central de Eysses (Amicale des anciens détenus patriotes de la centrale d’Eysses), L’insurrection d’Eysses, éditions sociales, 1974. Corinne Jaladieu, La prison politique sous Vichy. L’exemple des centrales d’Eysses et de Rennes, L’Harmattan, 2007.

 

La opción de Eysses 

 

Una circular del 26 de octubre de 1943 firmada por René Bousquet, secretario general de la policía, tuvo como consecuencia el traslado hacia el penitenciario central de Eysses (cuya seguridad se consideraba máxima en medio de un entorno rural bastante tranquilo) de todos los resistentes condenados por los tribunales de excepción de la zona Sur por sus actividades “comunistas, terroristas, anarquistas o de subversión”. Varios convoyes llegaron también de la zona Norte, entre los cuales cien presos fueron traslados desde la prisión de la Santé, el 12 de febrero de 1944.

 

Tren de La Marsellesa 

 

La transferencia masiva de los políticos hacia la central de Eysses los días 15 y 16 de octubre de 1943 constituye el acto de nacimiento del colectivo de Eysses. Los eslóganes vengadores de "Laval al poste", "viva De Gaulle", "viva el Ejército rojo" y los cantos patrióticos o revolucionarios de La Marsellesa y de La Internacional que lanzaron esos resistentes prisioneros transformaron dicha transferencia en una manifestación de resistencia. Pero la grandísima satisfacción para estos detenidos encadenados fue las manifestaciones de simpatía de la población que encontraron en todas las estaciones que atravesaron. Experimentado como una victoria común por todos los participantes, primera etapa de un combate que hay que perseguir, esta transferencia tiene efectivamente la vocación de acontecimiento fundador del colectivo.

 

¿ Detenidos de Eysses ? 

 

Con la decisión de reagrupar a 1.200 resistentes en Eysses, las autoridades de Vichy, preocupadas por la seguridad, fomentaron una expansión fenomenal. La prisión concentraba una muestra muy representativa de militantes políticos encarcelados durante el régimen de Vichy: hombres de todos orígenes sociales o geográficos que pertenecían a la Resistencia en toda su diversidad (comunistas, gaullistas, socialistas, cristianos, judíos o ateos, sindicalistas, Republicanos españoles…). Fue la conjugación de sus experiencias, de las luchas colectivas dentro de varias prisiones que, una vez concentradas en Eysses, explicaron la perfecta organización que vio la luz dentro de la prisión. La Central se convirtió en un verdadero crisol…

 

Vigilancia de la prisión 

 

El edificio de entrada, también llamado « cuartel », albergaba los locales de la plantilla de vigilancia y la guardia exterior, garantizada principalmente por los Grupos Móviles de Reserva (GMR), unas unidades de policía creadas por el gobierno de Vichy a partir de enero de 1944.
Al contrario de otras prisiones, en Eysses, las fuerzas de ocupación provenientes de Agen no intervinieron antes de la noche del 19 de febrero de 1944, el día de la insurrección.

 

Las viviendas oficiales 

 

Las viviendas oficiales situadas en el ala oeste se destinaban a una parte de la plantilla administrativa: al director de la Central, al subdirector y al administrador.
Entre 1940 y 1944, se sucedieron dos directores en Eysses: Jean-Baptiste Lassalle, que formó parte de los antiguos servidores de una administración penitenciaria republicana en vigor bajo Vichy hasta enero de 1944 y luego, Joseph Schivo, miliciano fanático, amigo íntimo de Joseph Darnand, secretario general para el orden público.
Tras el fracaso de la insurrección colectiva del 19 de febrero de 1944, unos detenidos resistentes fueron « interrogados » en estos sótanos, situados bajo el apartamento de Schivo.